DERECHOS Y DEBERES DE LOS ALUMNOS



El 5 de abril de 2011 el Boletín Oficial de Aragón publicó el decreto del Gobierno de Aragón por el que se establece la Carta de derechos y deberes de los miembros de la comunidad educativa y las bases de las normas de convivencia en los centros educativos no universitarios de la Comunidad Autónoma de Aragón. Esta nueva norma se ha construido con la participación de todos los agentes educativos a través de un proceso que duró dos años y que estuvo dirigido por el Departamento de Educación y la Dirección General de Participación Ciudadana del Gobierno de Aragón.

El proceso de participación contó con tres fases de Información, Deliberación y Retorno, una posterior de Contraste y, finalmente, una 2ª fase de participación para desarrollar los Planes de Convivencia de los centros.

Fase de deliberacion del proceso de participacion para elaborar una norma que regule los derechos y deberes de los alumnos.

Cronograma del proceso de participacion para elaborar una norma que regule los derechos y deberes de los alumnos.El proceso de participación para elaborar el Decreto que regule la convivencia en los centros escolares y los derechos y deberes de los alumnos pretendió implicar al máximo a la comunidad escolar. Por este motivo, el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón decidió contar con el apoyo de la Dirección General de Participación Ciudadana y así aprovechar la oportunidad que supone el compromiso tanto en el Anteproyecto de la Ley de Educación Aragonesa, como en el punto 4 del Acuerdo para la Convivencia. Tras una reflexión conjunta de ambos departamentos, se definió un cronograma para la realización del documento.

Para elaborar la norma, se estableció una primera fase de participación en el marco del Acuerdo para la Convivencia, constituido por todos los sectores de la comunidad educativa; antes de que se aprobara el decreto, se realizó una fase de contraste con expertos y entidades significativas de la sociedad; y una vez publicado, el proceso de participación se trasladará al marco de los centros escolares para desarrollar sus Planes de Convivencia. De esta manera, se quiso generar una inteligencia colectiva necesaria para elaborar una norma que recoja todas las sensibilidades, poner en común las inquietudes de los distintos sectores de la comunidad educativa y llegar al máximo consenso, simplicidad e implicación posibles para su futura implantación en los centros.

Quiénes han participado

 

El Departamento de Educación, Cultura y Deporte, a través de la Dirección General de Política Educativa, dirigió este proceso junto a la Dirección General de Participación Ciudadana. En la primera fase de elaboración del borrador del Decreto participaron todas las entidades que conforman el Acuerdo para la Convivencia:

  •  
  • Participantes del proceso para elaborar una norma que regule los derechos y deberes de los alumnos.- ADEA (Asociación de Estudiantes de Aragón).
  • - AEA (Asociación de Estudiantes Aragoneses).
  • - AEMI (Asociación de Estudiantes de la Margen Izquierda).
  • - CC. OO. (Comisiones Obreras).
  • - CECE (Confederación Española de Centros de Enseñanza).
  • - CONCAPA Aragón (Confederación Aragonesa de Padres de Alumnos San Jorge).
  • - CSIF (Central Sindical Independiente y de Funcionarios).
  • - Educación y Gestión (organización empresarial española de los centros educativos católicos).
  • - FAPAR (Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumn@s).
  • - FECAPARAGON (Federación Cristiana de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Aragón).
  • - Federación Joaquín Costa (de padres de alumnos).
  • - FERE Centros Concertados (Federación Española de Religiosos de Enseñanza).
  • - FETE-UGT (Federación Estatal Sectorial de la Unión General de Trabajadores).
  • - FSIE Aragón (Federación de Sindicatos Independientes de la Enseñanza).
  • - PAE (Plataforma de Asociaciones de Estudiantes).
  • - STEA (Federación de Sindicatos de Trabajadoras y Trabajadores de la Enseñanza de Aragón).
  • - USO Aragón (Unión Sindical Obrera).

 

Desarrollo del trabajo

 

1ª FASE DEL PROCESO

En esta primera fase se elaboró, con las aportaciones de los asistentes, el Anteproyecto de la normativa que regula los derechos y deberes de los alumnos y la convivencia en los centros escolares. Para ello, participaron las entidades que constituyen el Acuerdo para la Convivencia, en el que están representados todos los sectores de la comunidad educativa.

INFORMACIÓN

A la reunion de presentacion del proceso asistieron las entidades del Acuerdo para la Convivencia.Presentación del proceso

El 30 de marzo de 2009, la Dirección General de Política Educativa y la de Participación Ciudadana presentaron el proceso de participación ante la Comisión de Seguimiento del Acuerdo para la Convivencia, en el Edificio Pignatelli. Esta sesión sirvió para informar a las diez entidades que conforman la comisión de los objetivos del proceso y confirmar las fechas para las reuniones de debate. Además, se pidió un trabajo de reflexión hacia el interior de sus organizaciones para recoger todas las sensibilidades.

DELIBERACIÓN

Participantes en los talleres sectoriales.Talleres sectoriales

El 4, 5 y 6 de mayo se celebraron los talleres sectoriales en el Edificio Pignatelli. El objetivo de estas cuatro sesiones de tres horas y media de duración fue identificar a qué se quiere dar respuesta con esta norma. Se dividió a los participantes en cuatro grupos para abordar el mismo tema desde distintas perspectivas y las 99 propuestas que se realizaron quedaron plasmadas en las actas de las reuniones:

  • 1. Organizaciones de Padres y Madres.
  • 2. Organizaciones Sindicales y Profesores.
  • 3. Organizaciones de Estudiantes y Alumnos.
  • 4. Titulares de centros escolares, públicos y concertados.

 

T00771700alleres intersectoriales

El 5 de junio se celebró la primera reunión, con los actores de este proceso mezclados, en la Sala Bayeu del Gobierno de Aragón. Más de 30 representantes de la administración educativa, padres, alumnos, sindicatos y asociaciones empresariales de la educación concertada se reunieron con el objetivo de debatir y seleccionar los puntos de acuerdo y desacuerdo a partir del centenar de aportaciones realizadas en los talleres sectoriales.

El 29 de junio se celebró la segunda reunión del taller intersectorial en la que los representantes del Acuerdo para la Convivencia terminaron de debatir las propuestas de las reuniones temáticas.

Redacción del borrador

Una vez finalizadas las reuniones de deliberación, el Departamento de Educación, Cultura y Deporte creó un grupo técnico para elaborar, con todas las aportaciones de los talleres, el borrador del documento base.

RETORNO

dscn0331Presentación del borrador y alegaciones finales

El 18 de diciembre de 2009 el proceso de participación para elaborar el Decreto que regule la convivencia en los centros escolares y los derechos y deberes de los alumnos celebró su reunión de retorno de los trabajos. Ante las 26 personas representantes de toda la comunidad educativa (de 14 entidades -sindicatos, asociaciones de madres y padres, asociaciones de alumnos, entidades titulares…- y 5 directores generales -de Política Educativa, Carmen Martínez; de Formación Profesional y Educación Permanente, Natividad Mendiara; de Administración Educativa, Felipe Faci; de Gestión de Personal, Carlos Iglesias; y de Participación Ciudadana, Nacho Celaya-) se presentaron los trabajos técnicos que estudiaron las 129 propuestas de los participantes durante los talleres de trabajo. Finalmente, se asumieron para el estudio posterior más del 80 por ciento de esas aportaciones: 74 pudieron ser asumidas en su totalidad, 30 parcialmente y 25 no pudieron incorporarse por diferente cuestiones -no corresponder a esta norma, no contar con los medios,etc…-.

Contraste y elaboración definitiva del Anteproyecto

A partir de este momento se abrió un proceso de trabajo técnico y de aportaciones a la reunión de retorno, para poder realizar un documento que después fue sometido a un grupo de contraste, al Foro de la Convivencia y así se elaboró un borrador de documento articulado que llevó a cabo un proceso técnico y de exposición pública.

En esta fase de contraste se invitó a participar a expertos o entidades significativas de la sociedad, que debatieron sobre la propuesta realizada en la fase de deliberación. Esta parte del proceso contó con una metodología concreta. Además, también se contrastó el documento con el Foro de la convivencia en el seno del Consejo Escolar de Aragón.

Finalmente, el Consejo de Gobierno aprobó el decreto por el que se establece la Carta de derechos y deberes de los miembros de la comunidad educativa y las bases de las normas de convivencia en los centros educativos no universitarios de la Comunidad Autónoma de Aragón, publicado el 5 de abril de 2011 en el BOA.

2ª FASE DEL PROCESO

Con la norma aprobada se inicia una fase de difusión, comunicación y sensibilización para dar a conocer su contenido. Además, el proceso de participación se trasladará al marco de los centros educativos para elaborar sus Planes de Convivencia. Así se pretende contar con la implicación de las familias, alumnado, profesorado, representantes municipales de Consejos Escolares, directores, orientadores, jefes de estudios, etc.

 

En la segunda fase del proceso el objetivo es desarrollar los Planes de Convivencia de los centros escolares.

Qué se ha conseguido

 

1. Un documento base que recogió más del 80% de las aportaciones de los participantes. En total se presentaron 129 propuestas; 74 fueron asumidas en su totalidad, 30 parcialmente y 25 no pudieron incorporarse por diferente cuestiones -no corresponder a esta norma, no contar con los medios,etc.-.

2. Poner en común las inquietudes de todos los sectores, para buscar el máximo consenso y construir una inteligencia colectiva que trate de representar todas las sensibilidades. Durante una decena de reuniones y más de 30 horas de deliberación, representantes de todo el sector educativo debatieron para construir el decreto.

3. Un nuevo decreto fruto del trabajo de todos los sectores de la comunidad educativa aragonesa. Durante dos años, todos los agentes educativos participaron en este proceso para elaborar un decreto que naciera del acuerdo.